Feeds:
Articles
Commentaires

Archive for mars 2011

MONTERÍA  27/02/2011

Hacen piñatas para vivir

Para un grupo de mujeres víctimas de la violencia y residentes en Montería no todo está perdido. Ellas, en compañía de Elena Farah, conocida como la ‘Piñatera de París’, trabajan para alegrar sus vidas, o, mejor aún, para alegrar la vida de los niños. Quieren volver a poner de moda el uso de la piñata.
Quince mujeres se reúnen desde el año anterior en el barrio Robinson Pitalúa para transformar el papel periódico en materia prima que da vida a coloridas piñatas.
La unión hace la fuerza
El deseo de salir adelante y olvidar un poco los hechos de violencia que afrontaron durante varios años, se convirtió en el motor que impulsó la idea de crear una empresa.

« Las ganas de tener un trabajo nos llenó de mucha alegría, pero no contábamos con los recursos para los materiales », dijo Laudith María Pérez Álvarez, integrante del grupo.
Después de varios meses de lucha, una ONG logró contactar el año anterior en París a la monteriana Elena Farah, quien desde hace 27 años trabaja como piñatera en la capital de Francia.
En un taller que hicieron las mujeres aprendieron diez variedades de piñatas, pero aún no han contado con la suerte de constituir su empresa, pues es poco el apoyo que reciben.
Ante esta situación, doña Elena buscó recientemente la ayuda de sus amigos en París, quienes le regalaron el tiquete aéreo y regresó a Montería. El objetivo era darles un empujón a las muchachas.
Ya en Montería, les ayudó a montar una exposición de piñatas que tuvo lugar en Alamedas Centro Comercial. Allí les explicaron a los visitantes que los cumpleaños integran a las familias, pues el papá, la mamá, el niño, los tíos, cualquiera tiene su turno para romper la piñata. Pero ellas hacen énfasis en que la piñata debe romperse con el palo, acto que con el pasar de los años se ha venido perdiendo.
« Llevo 27 años ‘piñateando’ y espero que mi experiencia les sirva a ellas. Para mí, al principio, fue muy difícil. La idea es poner estas piñatas de moda para que las mujeres puedan trabajar « , señaló.
Doña Elena es el motor
Cuando decidió comenzar en esto, doña Elena solo tenía las ganas y cero conocimientos.
« Para esa época (años 80) yo no contaba con la ayuda de nadie, me acababa de separar de mi esposo y mis hijos estaban muy pequeños, entonces me dije ‘tienes que trabajar para sacar a tus pequeños adelante’ y, como mandado de Dios, un día que estaba viendo las fotos de sus cumpleaños se me ocurrió hacer piñatas. De eso no sabía nada », dice doña Elena.
Otro día, en una revista se enteró de cómo se hacen los huevos de pascua. Entonces se dijo: ‘tú lo que necesitas es hacer un gran huevo de pascua’, y fue lo que hice. Mis primeras piñatas eran horribles, poco a poco fui perfeccionando la técnica hasta que un día pude vender una y luego dos y así fueron creciendo los clientes », recuerda la ‘Piñatera de París’.

La ventaja para ella es que los parisinos son abiertos a los productos extranjeros, y como en la época en que llegó (años 80), las piñatas en la capital de Francia eran demasiado costosas, empezaron a llamarla para que les prestara sus servicios. Los clientes crecieron y se le ocurrió montar su propia tienda, pues durante 18 años trabajó en su casa, pero estas ganas se veían opacadas porque no tenía plata para hacerlo. Obtuvo un crédito y montó su empresa.
« La boutique funciona desde hace cinco años y vendo todo para los cumpleaños, en un mes salen unas cien piñatas », dice.
En París, doña Elena buscó la ayuda de unos presos. A dos de ellos los tiene como empleados, quienes desde el centro penitenciario elaboran la mayoría de las piñatas. « Inicialmente, el trabajo de estos hombres representó una gran ayuda para mí, pero ahora se ha convertido en una necesidad ».
Hoy día la tienda funciona sola y doña Elena quiere demostrarles a sus alumnas en Montería que así como ella pudo salir adelante en un país desconocido, con mucho esmero y dedicación, ellas también pueden cumplir sus sueños.

Periodistas: Lídy L. Martínez Galván – Barney David Berrocal Mendoza

Publicités

Read Full Post »